CLICK HERE FOR BLOGGER TEMPLATES AND MYSPACE LAYOUTS »

wmode="transparent" align="middle" type="application/x-shockwave-flash" />

Seguidores

martes, 10 de febrero de 2009

Hoy sólo quiero estar dormida.


Hoy me he despertado mal, todo me da vueltas en la cabeza, no quiero hablar con nadie, sólo quiero dormir…- ¡Levántate a atender a tus animales, ya es tarde no seas floja!, dice mamá con ese tono tan lacerante típico en ella, me paro atiendo mi zoológico y regreso a la cama, mamá me pregunta por unas llaves, le contesto de malas, -¡no se, déjame en paz!, regreso a dormir, sólo me levanto para hacer ejercicio (una hora de zumba) y regreso a la cama sin desayunar…escucho a lo lejos a mi mamá quejándose con sus hermanas sobre mi actitud y a ellas afirmando que estoy mal, soy una soberbia egoísta, grosera, amargada, que lastima por mi porque sólo mi mamá me aguanta, cuando ella ya no viva pobre de mi porque me quedare sola; de que sirve gastar en terapia psicológica y medicamentos psiquiátricos (antidepresivos, que son caros) si ella no cambia y es tan grosera…todo eso dicen mis tías y mi mamá de mi, prefiero ignorarlo y segur en cama; después de un rato todos se van de casa yo me quedo totalmente sola y pienso en lo que se ha dicho de mi y me pregunto - ¿acaso no puedo estar de malas alguna vez?, ¿la gente “normal” no se despierta de malas alguna vez?, ¿no tengo derecho a dejar de sonreír de vez en cuando?...No importa continua mi día, me cambio de ropa y trato de estar un poco mejor para cuando regrese mi mamá, siento una tensión dentro muy grande que realmente no se como explicar, me siento molesta, con ganas de pegarle a algo, con ganas de gritar y llorar, me siento sin ganas de nada, en este momento nada vale la pena para mi, no quiero hablar con nadie, no quiero ver a nadie, no quiero salir a ningún lado, ni comer ni bañarme, simplemente no me gustaría estar aquí…Llega la familia vamos todos juntos a una plaza comercial a comprar boletos para una película (que en ese momento no tengo ganas de ver) , el resultado es que los boletos están agotados compramos unos para la función del día siguiente, regresando a casa mi familia decide ir a una tienda departamental a ver que hay de nuevo, yo decido separarme y regresar a casa, ya no me aguanto ni a mi misma, todo me fastidia, no tolero nada, camino a casa me encuentro a un vecino muy sonriente y amable quien me hace la platica, me tranquilizo un poco, después corto la conversación y llego por fin a mi casa, estando ya solo la tensión continua, sigo enojada y lo peor es que no se ni contra que, estoy pensado en llevar a cabo mi mejor catarsis emocional (que no es nueva en mi aun que mi familia así lo crea) estoy pensando en cortar la piel de mi antebrazo, el dolor me relaja bastante, no busco matarme solo calmar mi ansiedad, pero se me ocurre algo mejor, ya que las cortadas dejan marca, use a Mia, se bien que después de hablar de esto con mi psicólogo quedamos en que nunca más me provocaría el vomito, para tratar de desahogarme, pero tuve que romper la promesa, después de hacerlo , me sentí súper tranquila, hasta algo contenta…un rato después tome mi antidepresivo, mi familia llego y me trajeron algo de cenar, al ver mi cambio de humor mi mamá me pregunto, porque me ponía tan mal de repente, la verdad es que ni yo lo se, y tampoco son de repente si tengo mis cambios de humor, pero ya no son tan frecuentes y de igual modo no puedo estar sonriendo todo el día, no soy Barbie con sonrisa de botox, no soy una muñeca a la que le aprietan el botón de felicidad y así se queda, para mi familia el significado de estar bien es “sonreír y decir que si a todo”, aunque por dentro no tengas ganas de nada y aunque realmente no estés de cuerdo con algo, espero que algún día se entienda que la gente no cambia tan rápido, que la gente esta llena de matices emocionales y si un día te levantas de malas es totalmente normal, se que mis catarsis emocionales no son las más sanas ni las correctas, pero poco a poco he ido disminuyendo las frecuencias de estas, se que nunca he sido la hija maravilla, he fallado y sigo fallando en muchas cosas y es más estoy totalmente segura de que seguiré fallando, pero creo que es normal fallar y ni modo, espero que mi familia no siga idealizando a una yo que no existe y no va a existir; no soy perfecta, no soy una muñequita, no voy a decir siempre si a todo (por el momento tal vez, hasta que me independice totalmente), y tendré mi gama de emociones, una gama que espero controlar más y poder lidiar y adaptarme a cada color de mi, si me quedo sola o no será cosa mía…Ahora me siento tranquila contenta, no estoy eufórica, pero si estable y a gusto y espero seguir así lo más posible.